Aceite Acalórico Ordesa: ¡no renuncies al sabor!

aceite acalorico ordesaSi hay un ingrediente que caracteriza nuestra dieta mediterránea, es el aceite de oliva. El sabor que adquieren los alimentos aderezándolos o cocinándolos con él es una razón de peso por la que cuesta eliminarlo de la dieta cuando comenzamos un régimen de adelgazamiento. El uso de aceite de oliva soporta un importante porcentaje en cuanto a grasas diarias se refiere. Una cucharada sopera contiene alrededor de 100 Kcal, para que tengamos una idea proporcional, lo equivalente a comernos tres tomates crudos de tamaño mediano.

Quizá podemos sustituir el uso de aceite a la hora de cocinar los alimentos usando otras técnicas culinarias que no requieran de él, como son la plancha, el hervido, el vapor o el papillote. Pero…¿que pasa con el sabor?. Por suerte, tenemos una alternativa en el mercado con el cual poder seguir condimentando nuestros platos de verdura, carne, pescado y/o hortalizas, sin renunciar al sabor de un buen aceite de oliva. Se trata del aceite acalórico.

El aceite acalórico está compuesto por una elevada proporción de aceite vegetal (90% de aceite de parafina) y un 10% de aceite de oliva, con el añadido de estar enriquecido en vitamina A. Este aceite de origen vegetal tiene la característica de no ser absorbido en el estómago, debido a que nuestro organismo no posee los enzimas necesarios para degradarlo, eliminándose de forma íntegra por las heces. Es por ello que la sustitución del aceite de oliva convencional por aceite acalórico ahorra un 90% de calorías por cucharada, pero sin perder el poder organoléptico del mejor aceite.

Este producto también es un buen aliado en tu dieta por su efecto positivo sobre el tracto intestinal. Como se elimina por las heces, ayuda a evitar el estreñimiento por un efecto laxante suave. Pero para evitar que este efecto sea demasiado fuerte, es recomendable no superar las tres cucharadas diarias.

Desde aquí recomendamos el uso de Aceite Acalórico Ordesa®, de venta en farmacia. Con él podrás condimentar tus alimentos, crudos o en cocido, así como incorporarlo en la preparación de diversas salsas frías (vinagretas para ensaladas, pesto para tus pastas, salsas con verduras…). La única advertencia a tener en cuenta, es que no es un aceite apto para el cocinado, siempre se ha de utilizar en crudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.